Etiquetas

, ,

davidLos penes y la Biblia

En la Biblia encontramos varias historias relacionadas con el miembro viril, pero una de las más curiosas cuenta lo siguiente: un día, el futuro rey David acudió a ver al rey Saúl, pues quería manifestarle al monarca que estaba locamente enamorado de su hija. El rey, al conocer esta noticia, en lugar de pedir la tradicional dote a David, le pidió que le trajese los prepucios de cien filisteos. Saúl sabía que esto era una misión imposible, y es que en realidad su objetivo era hacer caer a David en manos de sus enemigos. Sin embargo, David volvió, y no lo hizo con cien prepucios filisteos, ¡sino con doscientos! De esta manera, Saúl concedió a David la mano de su hija Mical.]