Etiquetas

,

dachauLa Asamblea General de las Naciones Unidas decidió, en la Resolución 60/711 , designar el 27 de enero Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto.2

En Historia, se identifica con el nombre de Holocausto —también conocido en hebreo como השואה, Shoá, traducido como «La Catástrofe»— a lo que técnicamente también se conoce, según la terminología nacionalsocialista alemana, como «solución final» —en alemán, Endlösung— de la «cuestión judía»,1 es decir, el genocidio en el que aproximadamente seis millones de judíos2 fueron asesinados por el régimen del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán, bajo el mando de Adolf Hitler, y sus colaboradores.


Purim, la fiesta judía de la alegría.

Purim, la fiesta judía de la alegría.

Es escandaloso, me lo recordaron recién hoy 31.

Estoy subscripto a varios sitios periodísticos, tengo Facebook, miro salteado noticieros nacionales e internacionales, todos los días miro el noticiero de la televisión alemana… y me lo recuerdan recién hoy.

Creo que es importante recordar para estar alerta, porque seguimos siendo los mismos que abrimos el paso del Zyklon B para matar gente judía. Los mismos que les robamos, los mismos que los torturamos, los mismos que vendimos un diente de oro en Suiza. Somos asesinos sádicos y frios, capaces de pegarle un tiro a un niño mirandolo a los ojos. Eran tan humanos como somos, todo es cuestión de que se den las coordenadas apropiadas para que volvamos a ejecutar la magia siniestra, cobarde y absurda, de calmar nuestro desastre matando al chivo expiatorio.

Hubo un porcentaje de abstención alto en aquellas elecciones alemanas democráticas que iniciaron el ascenso de Hitler hacia el poder absoluto. Es escalofriante pensar que, quizás, todo se hubiera evitado si votaban todos los que condenaban en silencio, persignándose.

Tributo a las Fuerzas de Defensa Israelíes – Arim roshi (Erguiré la cabeza)

Letra gentileza de La consulta de Kurilonko

Erguiré la cabeza

En busca de un rayo de luz que ayude,
otro pequeño trago de agua de los pozos del consuelo
que traigan la esperanza
de que voy a levantar la cabeza.

Levantaré los ojos a las montañas lejanas
para que mi voz se escuche como un grito,
como una oración del Ser Humano
y la voz de mi corazón dirá:
¿Dónde vendrá mi socorro?

Paso ahora entre nuevos paisajes
pero las medidas se toman muy lentamente:
Lo que había aquí ya no está aquí.
Le pregunto a un transeúnte:
¿Qué es lo que guarda tu corazón
de la ciudad principal cuyas ruinas del pasado
yacen a tu espalda?
El da una mirada alrededor y busca su mundo
siendo el presente tan duro,
y no dice una palabra.
Voy a levantar la cabeza hacia el mañana,

Voy a levantar la cabeza…