Etiquetas

,

¡Santa meada!, ¡qué desenfado! Ja, ja, ja. No para de sorprendernos con sus gestos…