En 1948, el primer ministro David Ben Gurion ordenó a los científicos europeos judíos reclutados que aumentaran la capacidad de matar masivamente o curar masivamente; las dos son importantes.