Etiquetas

,

Una charla de fe persuasiva puede ser interesantísima cuando los ideales de dos personas son diametralmente opuestas: los de un ateo (no creyente) y los tuyos como cristiano. Si quieres compartir sobre tu fe con un no creyente, será muy importante que tengas pensado cómo acercarte al tema con tacto y hablar sobre él de manera agradable, sin discutir ni desafiar, sino expresando tu fe y lo que piensa tu amigo sobre lo que dices, además tendrás que responder con amabilidad.

Seguir leyendo: