Etiquetas

,

«De todo nos cansamos, menos de poner en ridículo a los demás y vanagloriarnos de sus defectos»

William Hazlitt, El placer de odiar, 1826.