-Hola, ¿te puedo invitar a una copa?
-No gracias, el alcohol me hace daño en las piernas.
-¿Se te inflaman?
-No, se me abren.