Etiquetas

, , , , , , , ,

los zombies no pueden correr

Publicado por 

White Zombie (1932, Victor Halperin).*

[(…) Hace setenta u ochenta años, las películas de zombis eran el cementerio de elefantes para intérpretes que habían caído en desgracia o cuyas carreras nunca habían llegado a despegar. (…). Hoy hasta las mayores estrellas de Hollywood aceptan trabajar en una película en la que haya muertos vivientes, o «infectados», que viene a ser lo mismo. (…)

(…) He leído en varios sitios que Romero «inventó» el género cinematográfico de los zombis. Eso, dicho así, no es cierto. Ya se rodaban películas de zombis antes de que el propio George Romero naciera. Pero eso es casi lo de menos; también se hacía música antes de que naciese J. S. Bach, y Bach no inventó la música. Pero casi. (…)

Night of the Living Dead.

(…) Existen dos tipos de cine de zombis, y casi diría que dos tipos de cine de terror: el de antes y el de después de Romero. Para ser más preciso, el de antes y el de después de Night of the Living Dead -1 de octubre de 1968-*. Fue la primera, la más influyente, la más rotunda y, probablemente, la mejor de sus películas. (…)
(…) Su película, en la que no se mencionaba la palabra «zombi» ni una sola vez, hizo que el significado popular del término cambiase. (…)

Night of the Living Dead

«Pensé que estaba creando un nuevo tipo de monstruo: los vecinos. Los vecinos que vuelven a por ti. Cuando ya no quede sitio en el infierno, los muertos volverán caminando».
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*
Una particular relectura de la frase de Sartre, aquella de «el infierno son los otros». Y no dejarán de serlo ni siquiera cuando hayan muerto. (…)


(Le tiró la película encima al “sueño americano” en tiempos en que Doris Day, nacida en una familia de clase media*, cantaba Fly me to the moon. Asesorada por su marido, rechazó el papel de Mrs. Robinson en “El graduado”.*

La película se estrenó un año, o meses, después de “el verano del amor”* del movimiento hippie. )


Romero, siempre lo dijo, quería haber filmado una adaptación de I Am Legend, la novela de ciencia ficción de Richard Matheson. Como eso no estaba a su alcance, cambió los vampiros mutantes de la novela por muertos vivientes. Cuando ambos se encontraron, lo primero que Romero hizo fue levantar las manos («Como si yo pensara golpearle», recordó Matheson) y asegurar que no había ganado un dólar con su exitosa película. Matheson nunca le guardó rencor. Le dijo: «Bueno, mientras no te hayas hecho rico, está bien. (…)

Night of the Living Dead.

(…) Si Romero no fue recordado como un plagiador es porque no lo era. (…)
Cambió el momento de la novela, cuando el mundo ya ha sido invadido, por otro momento clave, cuando la invasión apenas acaba de comenzar y nadie sabe a lo que se enfrenta. Cambió el propósito del argumento (…),

Romero describía la manera en que el miedo y la desesperación enturbian las relaciones entre seres humanos. (…)

(…) Antes de Romero- los zombis, y casi todos los monstruos de la pantalla, eran una representación del Mal. (…) Pocas amenazas del cine fantástico escapaban a la eterna lucha entre el Bien y el Mal. (…) Los zombis de Romero no tenían un plan. No eran nada. Eran un agente neutro de nuestra desgracia. (…) Este fue el gran hallazgo de Romero. Ideó una película de terror en la que no existía el Mal. (…) “Lo importante es que estaba sucediendo esta cosa extraordinaria, y que las personas estaban ahí, en el primer piso, en el segundo piso, viviendo esta agonía. ¿Quién es el jefe? Las personas se pelean entre ellas, cada cual pensando en sus propios intereses. Y eso es, en realidad, sobre lo que han tratado todas mis películas de zombis». (…)

Shawn of the dead.*

(…) Hoy, 24 Days LaterThe Walking DeadWorld War Z, son meras reinterpretaciones de lo que Romero hizo en 1968. (…)

](…) El concepto revolucionario de Romero fue el de utilizar los muertos vivientes como excusa para resaltar los peligros que entrañan los vivos. (…) la amenaza de los muertos vivientes es aterradora, sí, pero previsible. Los zombis te devoran, pero no se ensañan contigo; se limitan a saciar su hambre como buenamente pueden.

Son los otros supervivientes quienes te pueden torturar, violar, esclavizar.

Los humanos, a veces, ni siquiera necesitan ser malvados para hacerte daño; les basta con ser cobardes, o sencillamente con ser estúpidos. (…)]

Seguir leyendo:  jotdown.es/


Ha muerto George A. Romero