Etiquetas

, , , , , , , ,

Burguesía: El término se usó inicialmente para identificar a la clase social compuesta por los habitantes de los “burgos” (las partes nuevas que surgían en las ciudades bajomedievales de Europa occidental), caracterizados por no ser señores feudales ni siervos y no pertenecer ni a los testamentos privilegiados (nobleza y clero) ni al campesinado. Sus funciones socioeconómicas eran las de mercaderes, artesanos o ejercientes de las denominadas profesiones liberales.

Wikipedia


[La expresión épater le bourgeois, que aparece en Francia a mediados del siglo XIX dentro de la atmósfera romántica, sirve de lema a una de las actitudes más características del arte moderno: el desprecio hacia la clase social que, en torno a 1830, comenzó a imponer su predominio1. El ulterior avance de la burguesía agudizó, entre los artistas postrománticos, la aversión hacia esa clase preponderante.

“Épater le bourgeois” significa, etimológica y literalmente, “hacer caer abierto de piernas, por algún hecho o dicho asombrosos, al burgués”. Existe en castellano un verbo de igual origen y de la misma significación figurada que el verbo francés: despatarrar, fam. “asustar, asombrar, admirar”, como también existe el adjetivo “patidifuso”, que corresponde exactamente a “épaté”. La locución francesa equivaldría, pues, a “dejar al burgués patidifuso, atónito”.

En España el movimiento romántico acusa con más relieve la exaltación del yo del artista que el menosprecio de la burguesía floreciente.

“Yo comprendo a Baudelaire, y en cierto modo le admiro, aunque me disgusta. En su inspiración depravada, sombría y terrible, hay algo de verdad, aunque exagerada por la farsa tenaz que él mismo se impuso para ser más original, para asustar al linaje humano y para conquistar y meter en un puño el corazón de cada burgués honrado y sencillote, en cuyas manos cayesen sus Flores del mal“. Juan Valera, Disonancias y armonías de la Moral y de la Estética (1891)]

cervantesvirtual.com/obra-visor/pater-le-bourgeois-en-la-espaa-literaria-de-1900-0/html/0231ad36-82b2-11df-acc7-002185ce6064_9


“Baudelaire un pobre diablo, bueno para pasmar en la feria literaria a los incautos burgueses que se creen maliciosos y leen libros nuevos.”

Leopoldo Alas, “Baudelaire”, 1889.

A falta de arte, en efecto, melena o sombrero de este o el otro corte, o cualquier otra majadería con que llamar la atención de los distraídos transeúntes y épater le bourgeois.”

Miguel de Unamuno, «Los melenudos», 1901.

biblioteca.org.ar/pdf


Biografía de Miguel de Unamuno

Nació en Bilbao, el 29 de septiembre de 1864 -murió en 1936-. (…)
Sus ideas lo enfrentaron, en 1924, con el dictador Miguel Primo de Rivera, quien lo desterró a Fuerteventura (Islas Canarias). Huyó de allí hacia Francia, para volver a su tierra en 1930, cuando fue destituido Primo rivera.
Al ser proclamada la República, en 1931, ocupó nuevamente el cargo de Rector de la Universidad, hasta julio de 1936, cuando sus declaraciones revolucionarias, le valieron su nuevo alejamiento de la conducción académica. Al llegar Franco al poder, lo restituyó, pero pronto lo perdió nuevamente, al enfrentarse también con las ideas de este régimen, al que condenó públicamente, diciendo: “venceréis, pero no convenceréis”. La respuesta no tardó en llegar, de parte del General Millán Astral: “¡Viva la muerte y muera la inteligencia!”.

Seguir leyendo: poemas-del-alma.com/


Las flores del mal (en francés: Les Fleurs du mal) es una colección de poemas de Charles Baudelaire. Considerada la obra máxima de su autor, abarca casi la totalidad de su producción poética desde 1840 hasta la fecha de su primera publicación.

El 20 de agosto de 1857, el autor es acusado de ultraje a la moral pública, por lo que se ve obligado a quitar seis de sus poemas. // Baudelaire recibía del estado francés 2500 francos -sueldo medio anual de un funcionario- de ayuda a la creación literaria.

Wikipedia

“Vengas tu del infierno o del cielo, ¿qué importa,
¡Belleza!, monstruo enorme e ingenuo, mas temido,
si tus ojos, tu risa, tu pie, me abren la puerta
de un infinito que amo y que nunca he conocido?”.

elpais.com/

Descargar libro Las Flores del mal.


Oliverio Girondo: Angustia existencial y juego estético

[El nombre de Oliverio Girondo está definitivamente vinculado a la vanguardia poética argentina, que él inició con sus Veinte poemas para ser leídos en el tranvía. La palabra “vanguardia”, que en algunos de sus contemporáneos corresponden a una simple renovación estética, expresiva, señala en Oliverio Girondo la permanente militancia de una actitud de renovación espiritual, de búsqueda cognoscitiva y de tensión idiomática, que se hace evidente en toda su obra y halla su culminación en los audaces y singulares poemas de En la masmédula, su último libro.

… no aparecen como una simple tentativa de épater le bourgeois.]

Seguir leyendo: generacionabierta.com.ar/

“Café-Concierto”, de Oliverio Girondo (Argentina, 1891-1967)

Las notas del pistón describen trayectorias de cohete, vacilan en el aire, se apagan antes de darse contra el suelo.

Salen unos ojos pantanosos, con mal olor, unos dientes podridos por el dulzor de las romanzas, unas piernas que hacen humear el escenario.

La mirada del público tiene más densidad y más calorías que cualquier otra, es una mirada corrosiva que atraviesa las mallas y apergamina la piel de las artistas.

Hay un grupo de marineros encandilados ante el faro que un “maquereau” tiene en el dedo meñique, una reunión de prostitutas con un relente a puerto, un inglés que fabrica niebla con sus pupilas y su pipa.

La camarera me trae, en una bandeja lunar, sus senos semidesnudos… unos senos que me llevaría para calentarme los pies cuando me acueste.

El telón, al cerrarse, simula un telón entreabierto.

Descargar Veinte poemas para ser leídos en el tranvía

O comprar: AR$: 740,00