Etiquetas

, ,

[“No hay signos de violencia en los cuerpos”, indicó el primer análisis de los peritos forenses, lo que dio por descartada cualquier hipótesis criminal. “La data de muerte de la mujer sería entre 10 y 12 meses, y la del hombre, 12 a 14″.
–¿Los mataste vos?
–No, no. Yo no los maté. Mi papá murió en julio y mi mamá en agosto.

El descubrimiento se inició cuando Roberto Princic, de 43 años, el hijo de la pareja, fue encontrado fuera de la casa con lesiones y una fractura de cadera. Por el testimonio de vecinos, tenía actitudes antisociales.
En la casa encontraron mucha presencia de hollín, eso tendría que ver con la forma en que se cocinaba la comida Princic después de que le cortaran el suministro de gas.

Roberto Princic dormía en una habitación contigua a la que yacía el cuerpo de su madre.
María Elena Guido (79) apareció en la cama de la habitación, (…) estaba recostada sobre su costado derecho pero con los pies aún apoyados en el piso y tapada con una frazada a cuadros azul. Tal vez quiso acostarse porque se sentía mal. O al revés, quizá buscó salir a pedir ayuda,
De Eugenio Roberto Princic (80) sólo quedaba, prácticamente, el esqueleto. Estaba al costado de una cama, boca abajo y vestido con camisa escocesa, un polar beige claro, jogging, medias y zapatos. Se cree que se pudo haber descompensado y quedó tirado de la forma en que apareció el esqueleto”.

Detrás de la historia no hay ni crimen ni más misterio que la mente del sobreviviente, un hombre con esquizofrenia.

“A veces el padre llamaba a la policía para que su hijo tomara la medicación psiquiátrica”. “No los vimos más y nos preguntábamos ¿qué habrá sido de esta gente? Pensábamos que se habían mudado pero nunca nada como esto”, dijo la mujer. Un investigador se mostró sorprendido por las declaraciones: “Si eran tan amigos no sé por qué no se les ocurrió tocar la puerta. Este hecho lo que muestra es la falta de empatía con el otro”.]

Fernando Soriano
Seguir leyendo: infobae.com/sociedad/policiales/2017/08/01/macabro-hallazgo-en-vicente-lopez-yo-no-los-mate-papa-murio-en-julio-y-mama-en-agosto/