‘Jesús instaura su Iglesia, pone a Pedro a su cabeza y le confiere el poder de la infalibilidad.’

(Mateo 16:17-19)