Etiquetas

, , , , , , , , , ,

[En la antigüedad los conocimientos de la civilización se aplicaban a la totalidad de las obras sociales y los científicos interrelacionaban todas las áreas del saber. Mente, cuerpo y espíritu cabalgaban juntos, sin que lo espiritual tuviera preponderancia sobre lo material o viceversa.

*

Hoy las pirámides son estudiadas por los arqueólogos, que por lo general no saben de biología, de astronomía, de ingeniería, de medicina, de arquitectura o de dietética.
De la ciencia del más acá nunca han mencionado nada, salvo para criticar otras opiniones.

*

Para los piramidólogos estas edificaciones fueron erigidas con un fin útil a los vivos, pues resultaría imposible que aquella civilización no conociera las propiedades de sus principales iconos. El conocimiento por parte de los sacerdotes debió ir diluyéndose con el paso del tiempo, posiblemente por la degeneración de sus costumbres cuando griegos y romanos irrumpieron en su territorio.

Para intentar conocer los principios de la energía piramidal hay por lo menos que sospechar de su existencia.
El avance del estudio y el desarrollo de la energía piramidal se debió no a instituciones públicas, sino a investigadores y pequeños grupos ajenos al control gubernamental.
Los antiguos egipcios no elevaron tres millones de bloques pétreos porque sí, sino que se ajustaban a unas medidas, a unas proporciones y a unas orientaciones planetarias que buscaban el efecto deseado para sus monumentos.

Quizá una de los resultados más notables del estudio de la piramidología es que tiene efectos terapéuticos. Este asunto, que seguramente no interese a las grandes multinacionales farmacéuticas, merecería ser estudiado en las universidades
.

“La crema piramidal detiene la caída del cabello”.

Gabriel S. Vargas lleva toda su vida obsesionado por el estudio de las pirámides. En su página web (www.piramicasa.com) expone los resultados de miles de horas de investigación. Lejos de haber agotado las posibilidades de las pirámides, sus experimentos demuestran que siempre quedan cosas por descubrir, curiosidades cuya explicación se nos escapa.
Vargas, entre otras aplicaciones, ha utilizado estructuras piramidales para la conservación de alimentos, obteniendo sorprendentes resultados que les resumimos brevemente:
“Podemos mantener un trozo de carne durante 42 días, a temperatura ambiente (unos 32 grados casi constantes), sin ningún aditamento ni salazón, para comerla transcurrido ese tiempo”.

Antes y después del tratamiento piramidal.

*Ciertos perfumes de mala calidad (empeoran). Esto se debe a que las moléculas reestructuradas proporcionan al producto su verdadera naturaleza.
*Un paciente con un esguince de tobillo pueda salir caminando, sin escayola, inflamación ni dolor, al cabo de dos días de tratamiento mediante energía piramidal.
*(La energía piramidal) posee actividad analgésica, bacteriostática, miorrelajante, sedante, antiinflamatoria y otras para combatir males como depresión, ansiedad, escabiosis, herpes simples, úlceras duodénicas pépticas varicosas, agotamiento, migrañas, cervicitis, artrosis, gastritis …

La hipótesis de que los egipcios fuesen herederos de una civilización o de unos seres anteriores a su cultura cada día va tomando mayor fuerza.

A continuación les resumimos la generalización y aplicación de esta energía: (…)]

Seguir leyendo: xn--revistaaocero-pkb.com/

Si crees que la piramidología miente, degusta un trozo de carne conservado con una pirámide a temperatura ambiente  durante 42 días.


Sabrina Tortora – 5 pseudociencias más ridículas