Etiquetas

[Todo comenzó en marzo de 2006, cuando falleció Miguel Guzmán, el dueño del can.

A los pocos meses el animal desapareció de la casa y la familia lo dio por perdido. La sorpresa llegó unos meses después, cuando fueron al cementerio y descubrieron que vivía al lado de la tumba de su amo.

Lo más curioso de la historia de Capitán es que Miguel había muerto en el hospital de Carlos Paz -Argentina- y su cuerpo fue trasladado desde ahí a una casa velatoria, muy lejos de su casa.

“Capitán apareció acá solo y dio vueltas por todo el cementerio, hasta que llegó también solo a la tumba de su dueño. No lo llevó nadie hasta ahí”.
“Cada día, a las seis de la tarde, (iba) y se (acostaba) frente a esa tumba”. ]

cronica.com.ar/

“Capitán recorre el cementerio conmigo todos los días. Pero cuando llega esa hora se va para el fondo, donde está la tumba de su amo (contó Héctor Baccega, director del Cementerio municipal de Villa Carlos Paz)lavoz.com.ar/