Etiquetas

, ,

[David Goodall tenía 104 años y había decidido no seguir viviendo, a pesar de no tener una enfermedad terminal ni serios problemas de salud.
Personal de la clínica en la que se realizó el procedimiento de suicidio asistido dijeron que Goodall “falleció en paz” por la mañana. Se podían escuchar compases de la 9° sinfonía de Beethoven desde la sala en la que el hombre fue ayudado a morir, una intención que había manifestado.
El científico ecologista (…) había dicho que ya estaba listo para morir. Dejó este mundo por medio de una inyección letal y en compañía de algunos de sus familiares.

“Mis capacidades han estado en declive durante el último año o dos; mi vista, en los últimos seis años. Ya no quiero continuar la vida. Estoy feliz de tener la oportunidad de terminarla mañana”.
“Hay muchas cosas que me gustaría hacer, pero es demasiado tarde. Estoy contento de dejarlas inconclusas”.]

infobae.com/