Etiquetas

, , ,

[Madrid, 10 de diciembre de 2018 (10:12 CET)

Las empresas de análisis genéticos se ofertan en internet como una forma diferente y científica para conocer el origen de las personas que quieren conocer si, pese a vivir en un país, sus orígenes son totalmente diferentes.

Ha sido uno de los regalos del año. Una simple prueba en la que tan solo hay que depositar un poco de saliva en un tubo, enviarlo en un paquete que ya viene prefranqueado y esperar un par de semanas para que desde una página web se muestre un mapa con los orígenes de cada persona.

Estas pruebas se han hecho famosas gracias a campañas en YouTube (en inglés) y redes sociales.
Existen grupos de Facebook (DNA Detectives -en inglés-) de investigadores genealógicos con más de 100.000 usuarios dedicados en exclusiva a dar información y ayuda a otras personas en la búsqueda de familiares partiendo de los resultados de esas pruebas.

El almacenamiento de los perfiles genéticos de los usuarios se almacena en servidores de estas empresas, una información sensible y personal. El problema llega cuando esta información personal se usa con otros fines sin que el usuario tenga conocimiento.

La peor amenaza de la expansión de estudios genéticos es que, por ejemplo, esta información acabe determinando si por tu ascendencia o información genética se te puede clasificar en alguna clase de grupo que vaya a ser desfavorecida social o económicamente.]

Más detalles en: economiadigital.es/