Etiquetas

, , , , , , ,

Pregunta: “Mi perfil de Vimeo fue eliminado porque subí la masacre en la mezquita de Nueva Zelanda. ¿Está prohibido en WordPress también?”

https://en.support.wordpress.com/user-guidelines/

“La documentación no está traducida al español, pero puedes usar este link con la traducción automática de Google. Puede tener algunos errores.”


Está permitido que púberes y adolescentes en forma masiva se pasen la vida jugando videogames con espectacular resolución programados por enfermos mentales, pero a los adultos nos filtran la realidad.

Vídeo completo que circuló en Whatsapp
(Abrir con Reproductor de Windows Media, sin maximizar.
Resolución bastante buena)

Hace muchos años la revista Life publicó una foto de la guerra de Vietnam en primer plano, gente escapando del napalm estadounidense; una niña desnuda entre ell@s, desesperad@s. Hubo un debate internacional sobre la pertinencia de esa publicación. ¿Era realmente necesario mostrar esas cosas tan desagradables?
Sí, era y es necesario, imprescindible, educativo mostrar lo que ahora llaman “material sensible” para que al ciudadano promedio occidental se le haga carne la realidad de que las personas muertas por los bombardeos y las “intervenciones” militares o por los atentados terroristas o víctimas de asesinos en masa no son números, no son secuelas (ni otros eufemismos), son seres humanos acribillados, torturados, mutilados.
Deben VER.
No es inusual escuchar a gente perfectamente adaptada, funcional, instruída, agradable decir en un momento de enojo y en privado: “Hay que matar a todos estos…”, refiriéndose a algún grupo étnico, social o de otro tipo.
Deben ver con sus propios ojos material como el de la mezquita para saber si realmente quieren eso. Quiero creer que la mayoría no lo quiere.
Nunca lo sabremos si persiste esta política de censura de la imagen en la que l@s asesinad@s son una abstracción; para seguir creyendo que a pesar de todo vivimos en un mundo feliz, donde el mayor horror que “angustia a toda la humanidad” es el incendio de la catedral de Notre Dame, donde los únicos psicópatas homicidas son los terroristas islámicos, donde los bombardeos de los “buenos” sobre los “malos” mostrados desde lejos son pirotecnia, y bajo ella no ocurre nada grave.