Etiquetas

Henry Charles Bukowski, nacido como Heinrich Karl Bukowski (Andernach, Alemania 16 de agosto de 1920; Los Ángeles, 9 de marzo de 1994), fue un escritor y poeta alemán, nacionalizado estadounidense.*

[Utilizando un lenguaje agresivo y una temática marginal, a menudo obscena o violenta, elaboró una obra singular, entre cuyos títulos destacan El cartero (1971), Escritos de un viejo indecente (1969), Ordinaria locura (1976) y Música de cañerías (1983).

Hijo de un oficial norteamericano y de una alemana, su familia se trasladó a Estados Unidos cuando tenía tres años. El joven Bukowski creció en un barrio pobre, y durante la gran depresión económica iniciada en 1929 hubo de soportar la miseria y los castigos de su padre. Estudió periodismo mientras trabajaba en varios oficios, desde lavaplatos hasta aparcacoches, pero no llegó a graduarse y llevó una vida dispersa, entregada al alcohol y a un vagabundeo sin rumbo. De aquella época son sus primeros poemas y también algunos cuentos, que publicaría a partir de 1940.

En 1956 comenzó a trabajar en el servicio de correos, lugar que le serviría de inspiración para su primera novela, El cartero -1971- (…)

La obra de Charles Bukowski recibió tantas críticas negativas como positivas. Se le acusó de practicar un estilo soez como mero exhibicionismo literario y de reiterar sus obsesiones de modo efectista. Otros críticos, en cambio, realzaron su autenticidad y su condición de escritor maldito.]

biografiasyvidas.com/

Hoy en día, es considerado uno de los escritores más influyentes y símbolo del realismo sucio.12y la literatura independiente.*


[Su obra es un espejo de la pesadilla americana. El mismo se describe entorno a su literatura de la siguiente manera: “Me gustan los hombres desesperados, hombres con los dientes rotos y los destinos rotos. También me gustan las mujeres viles, con las medias caídas y arrugadas y con maquillaje barato. Me encuentro bien entre los marginados porque soy un marginado”.

Debido a la aspereza de su trabajo, algunos han relacionado de manera errónea la prosa de Bukowski con la obra de la generación beatnik. Pero el mismo Bukowski negó cualquier relación con este movimiento, les recalcó su miedo a enfrentarse con la realidad.]

yoprofesor.org/

***

LIBROS EN PDF PARA DESCARGAR (yoprofesor.org/)

  1. El cartero
  2. Erecciones, Eyaculaciones, exhibiciones
  3. Escritos de un viejo indecente
  4. Factótum
  5. La maquina de follar
  6. La senda del perdedor
  7. Mujeres
  8. Se busca una mujer
  9. Tocar el piano borracho
  10. Música de Cañerias

los mellizos

Charles Bukowski

a veces él me insinuaba que yo era un bastardo y yo le decía que
escuchara a Brahms, que aprendiera a pintar y beber
y que no fuera dominado por mujeres ni dólares
pero él me gritaba, Por el amor de Cristo, recuerda a tu madre,
recuerda a tu patria,
nos vas a matar a todos..!

me muevo por la casa de mi padre (de la que debe 8.000
dólares después de 20 años en el mismo empleo) y miro
sus zapatos muertos, la forma en que sus pies enroscaron la piel
como si hubiera estado enojado plantando sus rosas,
y sí que lo estaba, y miro su cigarrillo muerto,
su último cigarrillo y la última cama sobre la cual durmió
esa noche, y siento como si debiera tenderla, pero no puedo,
pues tu padre siempre es el amo aún cuando se ha ido;
supongo que estas cosas suceden y no puedo dejar de pensar en

morir sobre el piso de la cocina a las 7 de la mañana
mientras otra gente fríe sus huevos,
no es duro
a menos que te suceda a ti.

salgo y corto del árbol una naranja y le quito la piel
luminosa, las cosas siguen con vida, el pasto crece bastante bien,
el sol manda sus rayos circundados por un satélite ruso,
un perro ladra sin sentido en algún lugar, los vecinos fisgonean
a través de las persianas. aquí soy un extranjero y (supongo)
he sido algo pícaro, no dudo que él me haya pintado bastante bien
(el viejo y yo peleábamos como leones monteses) y dicen que dejó todo
a una mujer en Duarte – no me importa un carajo, puede quedarse
con todo: él era mi viejo

y murió.

ya adentro, me pongo su traje azul claro,
el mejor que me haya puesto en toda mi vida,
y aleteo las mangas como un espantapájaros al viento
pero de nada sirve:
no puedo mantenerlo vivo
sin importar cuánto nos odiábamos.

nos veíamos exactamente igual, bien pudimos haber sido mellizos
el viejo y yo: eso decían. él siempre tenía sus bulbos
listos para plantar
mientras yo estaba acostado con una puta de la calle tercera.

muy bien. concédanos este momento:
parado frente al espejo
en el traje de mi padre muerto
esperando también
para morir.

solobukowski.blogspot.com.ar

Nota: Bukowsky escribía en verso libre, pero no encuentro la versión original de esta poesía en la que el largo de los versos no esté determinado por el ancho de la columna en los que fueron pegados. He desemprolijado algunas cosas que le habían emprolijado insolentemente en solobukowski.blogspot.com.ar.

Los mellizos / The twins
(En inglés y castellano)