Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

“Los sectores propietarios dicen que no hay que regalar pescado a la gente, que hay que enseñarles a pescar;

pero cuando les destrozamos la barca, les robamos la caña y les sacamos los anzuelos, hay que empezar por darles. Si queremos incorporarlos a la sociedad no tiene vuelta.”

Entrevista a José Mujica


[“Dale un pescado a un hombre y comerá un día, enséñale a pescar y comerá todos los días”.

Intenté averiguar la procedencia de aquella perla de la sabiduría popular que, no obstante lo resobada, rezuma verdad. (…)
Cuando se vuelve imposible rastrear el origen de un proverbio, en automático se le atribuye a los chinos de la antigüedad. Si algún aforismo no tiene un origen claro, se lo achacamos sin más a Confucio, a Lao Tsé o a Fu Manchú. (…) Algunos más temerarios, sin aportar pruebas tampoco y sin que la mano les temblara, se lo adjudicaban a algún ancestro de Jackie Chan.
La cosa se pone mejor cuando otras “voces autorizadas”, con más fe que certidumbre, aseguran que el aforismo en cuestión es un pasaje bíblico.
-“¿Ah sí? ¿Y en qué parte?”.
-” `Ora lo verás. déjame buscar. por aquí. Corintios. Efesios… Tesalonicenses. hmmm. ¿no te acuerdas tú en cuál capítulo viene lo de Tarzán de los Monos?”.
La versión más plausible que encontré nos remite a la literatura inglesa del siglo 19. La novela “Mrs. Dymond” de Anne Isabella Thackeray Ritchie, incluye las siguientes líneas:
“Desde luego, no practica sus preceptos, pero supongo que el patrón quería decir que si le das a un hombre un pez, al cabo de una hora vuelve a tener hambre, pero una buena acción de verdad es enseñarle a pescar”.
Previo a esto, no es rastreable evidencia que nos conduzca a pensar en que se trata de una enseñanza milenaria.] vanguardia.com.mx/

Anuncios