Etiquetas

, , , , , , , ,

Joven cristiano enfrenta sus impulsos malignos.

El placer sexual completo está reservado para el matrimonio, con una finalidad unitiva y procreativa que lo santifica.

Son pecados graves contra el sexto mandamiento todas las acciones -hechas a solas o con otra persona- que tiendan a buscar el placer sexual completo fuera del uso lícito del matrimonio.
También es pecado ponerse voluntariamente, y sin razón que los justifique, a sí mismo o a otros, en peligro próximo de cometerlas.

Por tanto, las acciones directamente venéreas (SIC), es decir, aquellas que por su naturaleza están íntimamente relacionadas con el apetito sexual y tienen por finalidad única estimular o provocar la función generadora, son siempre deshonestas para los no casados.

Los actos indirectamente venéreos (SIC) son lícitos con tal de que se den las circunstancias siguientes:

Seguir leyendo: es.catholic.net/

Anuncios