Etiquetas

, ,

‘No creo en coincidencias, pero las construcciones del destino, al observarlas en retrospectiva, pueden manifestar una extraña y hermosa lógica.’
Bohr, Landáu, Kapitsa

Neurociencias divertidas

BorhLandáu Kapitsa

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es w_ADxZsJoOsli9lVI_KEf0gFMfN7Wufa3vSn1R1gvZ4o0dXIncghU_0QgBE7VEKaHqlYqUVW7sMICmpfVAOO759M_ExWutc8_FEippvRqOfPzHIeFk5M-3JrKNwzvtcJYiQK2mql
Y QUIÈN ES ÉL?

Estos tres nombres sonarán para algunos como los nombres de los tres reyes-magos que fueron a dar la bienvenida al recién nacido niño Jesús. Pero para otros, son seres humanos extraordinarios, los tres ganadores del premio Nobel: Niels Bohr, 1922; Kapitsa, Piotr  (Sergei Kapitsa es su hijo, también un científico famoso y popularizador de ciencia.) 1978; Lev Landáu, 1962. Son tres mentes brillantes unidas en un enredo del destino comparable con una novela de fantasy.

Lev Landáu fue uno de los estudiantes más queridos de Niels Bohr en el instituto Nórdico de la Física Teórica en Copenhague. Fue Bohr quién ayudó al joven genio soviético entender el principio de incertidumbre de la mecánica cuántica. No sé si saben, pero Niels Bohr era una persona de cualidades humanas únicas. A parte de su gigantesco intelecto y las capacidades cognitivas inigualables, lo caracterizaba una calidez…

Ver la entrada original 1.147 palabras más